Colibricosas

Mi primera vez…

Columna Colibricosas: Mi primera vez

Era la época del sexenio del gobernador don Luis Encinas Johnson, y entonces de Presidente de México un señor que me caía muy bien; Adolfo López Mateos

Por: Colibrí Maldonado
cantynflas@hotmail.com
Sígueme en twitter: @Colibricosas

Columna Colibricosas: Mi primera vez

Lucía yo que soy del amor ave de paso, un peinado y envaselinado copete, que ya lo hubiera querido el “Gelboy” Peña Nieto

Era un pan de dulce (cuernito) y un cuartito de chocolate fresco y embotellado que nos daban a diario.

Era la época del sexenio del gobernador don Luis Encinas Johnson, y entonces de Presidente de México un señor que me caía muy bien; Adolfo López Mateos, cuya esposa doña Eva Sámano de López Mateos.

Entonces el panecillo y chocolatín a que me refiero, nos daban a los niños del Kinder, un Kinder de la Colonia 5 de Mayo cuyo nombre no recuerdo porque del kinder lo único que recuerdo, es pues el mentado “cuernito” y el chocolate.

Por eso, siempre digo que mi “Primera vez” escolar, lo fue en la Escuela Angel Arreola.

Llegué de mano de mi madre Lolita y era un chamaquero, algunos llorones aferrados a las faldas de su mami.

Yo no. Tranquilo el minibato Coly, miraba aquello que parecía arrebatinga de artículos de remate en algun tianguis.

Eso si, lucía yo que soy del amor ave de paso, un peinado y envaselinado copete, que ya lo hubiera querido el “Gelboy” Peña Nieto durante y después de su campaña.
Por fin supimos donde quedaba el salón que me tocaba en ése primer día de clases de Primaria.

Ya sentados en aquellos mesabancotes de pesada madera y patas de fierro, entró la que sería nuestra maestra.

La ví muy ruquita, parecido físico (me cae que es verdad) a la Madre Teresa de Calculta.

Su pelo ensortijado como recién mojado. Su nariz como la del actor cómico Rafael Inclán, y una mirada tierna y socarrona como la de Mona Lisa.
Su nombre Remedios. Si pues, la maestra Remedios.

Luego de pasar lista y paraditos para irnos ubicando, nos habló de los 5 sentidos.

El gusto, el tacto, la vista, el oído y el olfato.

De los cinco sentidos me encanta el de la vista y el tacto.

Y es que desde entonces, desde escolapio me dí cuenta que hay mujeres de muy buen ver …y mejor tocar. (jajajajajaja).

Y para demostrar ésos cinco sentidos la maestra eligió a cinco plebes para explicar de “cuerpo presente” de que se trataba.

Y si, adivinaron ustedes. Uno de ésos chamacos fui yo que soy un suertudo para estar donde no debo.

La maestra en mi caso me colocó un pañuelo en mis colibrinos ojos y con suave apretón dijo: ” Ahora vamos a hacer otro de los gustos”.

-A ver Oscarito, abre la boca-

Y la abrí.

-Saca la lengua-

Y la saqué.

Sentí que me colocó un trocito de carne saladita que debió ser carne para cocer porque desde entonces me gusta la carne deshebrada con verdura.

-¿Que sientes?- preguntó mi “mayestra”.

– Saladito- respondí.

Y ella exclamó: “Eso niños es el sentido del gusto”.

Y hasta pidió un aplauso para Oscarito, el mismo que luego en tercer año se hizo pipí en los pantalones porque el profesor no lo dejó ir al baño pensando que no era verdad que ya le urgía cambiar el agua a las aceitunas.

Así fue pues mi primera vez… o mi primer día en la primaria.

¡Y el de ustedes? lo recuerdan?

POR HOY es todo parto sin dolor, ya saben que siempre digo la verdad ¡Hasta cuan do miento! pero ustedes ¡DIGAN NO A LA TRISTEZA!

Click para comentar

Comentarios Facebook

Lo Más Leído

Las noticias como nunca las leíste. Información de Cine y Series, Tecnología, Deportes, Farándula, Vida y Estilo, Autos y Salud y Nutrición.

¡Suscríbete GRATIS a Radioplay.com.mx!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir nuestro contenido.

Arriba