Colibricosas

Sabina Naranjero

Confirman concierto de Sabina en Hermosillo tras hospitalización

“Nos gusta mucho el Futbol, pero ahora ya somos Naranjeros” dijo Joaquín Sabina, la noche de su segundo Concierto

Por: Colibrí Maldonado
cantynflas@hotmail.com
Sígueme en twitter: @Colibricosas

Confirman concierto de Sabina en Hermosillo tras hospitalización

Joaquín Sabina

“Nos gusta mucho el Futbol, pero ahora ya somos Naranjeros” dijo Joaquín Sabina, la noche de su segundo Concierto al hilo aquí en mi “Amorcillo” Sonora.

El cómpa flaquito -debe ser talla 28 y le sobra- apareció de nuevo en el mismo escenario de una anterior noche, caminando relax, micrófono en mano, enfundado en pantalón amarillo en tono gamuza, saco negro, camiseta con un estampado en forma de chaleco y su sombrerito negro bombín, que me gustó un chingo.

Antes y como “open” y luces apagadas, se escuchan las orquestales notas del tema “Y nos dieron las 10 y las 11…” y el respetable calienta gargantas con gritos y silbidos de ansiedad y júbilo.

¡Y apareció Sabinazo! un cabrón que muchos queremos por vago, sarcástico, irónico, divertido, directo y muy “ojo alegre” (sin agraviar) coquetón, pícaro…y talentoso como cantautor.

“¡Que bueno que no te moriste!” – gritaría una mujer de la sección Oro, cuyo grito cual flecha atravezó la Sección Diamante y se perdió en la zona “V.I.P”

Dijo que Hermosillo, para ellos era un lugar muy imaginado y donde querían estar como parte de su gira errante. “Es un lujo estar en Hermosillo” -dijo con su ronca voz el gachupín.

En las primeras rolas, Sabina cambió a tres guitarras bien fregonas y que ya habíamos visto en videos o portadas de sus C.D.

Luego, se dejó caer durante su actuación -de pasaditas par de horas- dos que tres poemitas, que yo llamaría urbanos y mundanos.

Y otro grito de entre el público:

“¡Sabina te amooooo!”

Nada extraño, pero si lo jocoso que dicho grito salió de la garganta de un regordetito varón con espejuelos. Las risas y suspicacias salpicaron y no faltó un “¡Ooohhhhhh!”… pero bueno, hay de todo en la Viña del señor.

Una mujer le grita a Sabina que cantara un tema de su gusto, y el cantante responde: “Sugerencias no, números telefónicos si” y suelta la carcajada.

Hubo química exprés entre artista y sonorenses, aunque en taquilla vi a una mujer que viajó desde el Distrito Federal, y había boletos reservados para un grupo de españoles.

Luego, el tributo a su comadre Chavela Vargas con el tema “El Boulevard de los Sueños rotos” y el público cantando con él y el grito cuando se cita en la canción el nombre de “Un tal José Alfredo“.

Luego, recuerda que cuando él tenia 20 años cantaba de vago en los trenes de Londres, temas de Joan Manuel Serrat, “y miren ahora ya somos cuates, y componemos canciones juntos”.

Y nos regala el tema “La Orquesta del Titánic”. Luego habla de la Crisis mundial, pero de dignidad viendo que los paises como el Titánic se hunde y la sociedad “sigue tocando como la Orquesta del Titanic”.

Hace una pausa y Joaquín desaparece del escenario:, pero antes presentó a sus músicos; Pedro Barceló, el baterista que aparte de Sabina y la chula corista Marita (que está re, buenita) me robó la atención, porque me encanta pegarle a los cueros (me refiero a la batería claro).

Antonio García de Diego (teclados) y Ricardo Verona (guitarra) se dejan caer unas rolas, al igual que Marita.

Aperece de nuevo Joaquinillo, con camisola a rayas y otro sombrerito chingón en color blanco… camina bromista echándose unos pasitos de “tap”, divertido, y ya sin “contraccion muscular” que lo llevó al Hospital apenas la semana anterior, aunque la doctora le recomendó que no hiciera muchos desfiguros como si estuviera en un “brinca-brinca”.

Y canta “19 días y 500 Noches” tema del cual dice jamás ha entendido y se ríe.

Y así, unas tras otra rolas, hasta en un mini-popurrí, surge el tema “Y nos dieron las diez, y las once…” y el júbilo en plena erupción y se despiden. Se apagan las luces y los clásicos gritos de “otraaaa, otraaaa”.

Y se les complace con dos o temas que escuche a lo lejos pues yo iba rumbo a mi “Colybus”…

Gracias Sabina, ¡pinche Sabina! esperamos verte como lo prometió cambiando la letra de “Y nos dieron las diez”… “estaré en Sonora el próximo verano”.

OTRO COLYTOUR…

Nuevamente hace días, un 11 de octubre para ser preciso, me estacioné muy orondo casi a las nueve de la mañana en la esquina de la que he bautizado como La Plaza de los Pájaros (caídos) allí pegadita entre el Mercado Municipal y las Tiendas Moditelas y La Parisina.

Se juntan a diario un montón de veteranos cuya única preocupación diaria es que no les ganen su banca, de donde y como en la Puerta de Alcalá, se dedican a ver pasar el tiempo, y una que otra nenorra de buen ver y mejor tocar… con su respectivo suspiro cuando podían con su acero rugir del cañón.

Yo que soy del amor ave de paso y dolido por la derrota de mis queridos “Doyers” de Adrián González, que no pensaba sacar mi libreta y pluma pa’ anotar detalles que no puedo evitar…pero me la saqué (sin albures) y ni modo, uno risueño y haciéndome cosquillas, aquí les cuento lo que ví a “vuelo de pajaro”.

Frente a mi, a unos cinco metros una asmática mujer sacaba su inhalador y le pegaba un buen llegué al aparatito como si fuera exámen de alcoholímetro (me lo imagino porque nunca me lo han aplicado).

Ella como de unos 38 abriles, portaba una mochila roja, una torerita y pantalón de mezclilla y bailoteaba su pie izquierdo que nunca -mientras me la “escanié” – dejó de mover.

Enseguida de ella, un hombre con uniforme de Seguridad Privada, con sus dedos de las manos entrelazados (no me imagino a alguien con sus dedos de los pies entrelazados) mira su Coca-Cola en envase de plástico de 600 mililitros y se empina un sorbo, mientra me mira de reojo, preguntándose quizas: “Y éste buey que trae”.

Como a mi me vale lo que piense la gente de mi (recordé la canción que canta el baterista Alex con Maná), seguí observando y escribiendo, escribiendo y observando con suma tranquilidad y hasta me sentí un pintor que disfruta el paisaje y lo plasma en su tela.

Se me atravieza un hombre de gesto adusto a quienes yo llamo “Grinchs” que andan en la calle con su cara de “fuchi”, de ésos peleados con el mundo.

Viste ése cómpa mala vibra, una camiseta tipo polo, y casi arrastra una mochila de color negro con verde ¡muuuuy fea!, mientras un joven empleado de la Parisina, batalla pa’ subir la cortina de lámina, al momento que un chavo de cuadriculados shorts y en cada mano un bolsón de pechugas de pollo, se le queda viendo como diciendo “Ni como ayudarte me están esperando con las pechugas”.

Los rucos sombrerudos empiezan a llegar, y un bolero ya le saca brillo al calzado de su primer cliente, mientras su comerciante vecino comienza a colgar paliacates de todos colores en su tenderete.

Un vecino de las Lomas de Madrid de nombre Manuel, está en espera de que habrán la Parisina, mientras Ana Sofía, una bonitilla chica, en pants azul y blusa rosa, tambien aguarda.

Acá a mi izquierda un guardia de seguridad de azul vestido de azul a quien Rambo le dá bola en éso de cargar aditamentos de defensa (nomás le faltaba una granada de mano en su cinturón) no despista al “zorrear” a par de regordetas y otoñales mujeres.

Más sombrerudos émulos de vaqueros setentones siguen llegando. Unos muy alicusaditos, otros muy fodongos como Harry el Sucio, el de la película y buscan su banca “oficial” mientras pasa una mujer con portabebé canguro y en el interior a su bebote aferrado a su mamila.

Un voceador jadeante se sienta a un lado de donde estoy parado. Saca y xcuenta la “morralla” y cuenta sus periódicos de un matutino que no me dá la gana decir y menciona, sin que le pregunte: “Ya llevo vendidos 22” y le contesto con un “¡órale!” pa’ que no se “agüite”.

Un perro negro de ésos como yo, de la “prole” olfatea la fuente de agua en donde está recargado un melancólico chavo cholo cuyo corte de pelo es “fleet up” estilo militar.

Debajo de un árbol seco hay otra banca y en ella otro “rucocowboy” de mirada muy picuda muy felón el bato pues- me observa y en su boca un cigarrillo encendido se le consume sin exhalar e inhalar, y yo como tambien soy mecha corta lo mando por un tubo.

Su vecino de banca, periódico en mano también me escanea con su mirada más amable y quizás pensó que soy un gringo vago y loco por las fachas que me traigo de shorts, hawaiana y boinita color beige. (bueno, eso no es nuevo, me sucede con frecuencia en mis vagancias).

Camino hasta el otro extremo de la Placita de mis parientes caídos (jajajaja, risa a la “lonje mocoooo”) por la Calle Elías Calle y me encuentro a la primera y más popular bolera de las tres que hay en dicha plazita.

Se llama Elizabeth Galindo López, y ya tiene de bolera allí 17 años. Le gusta su oficio y comenzó por necesidad, ya que antes fue vocera del periódico El Independiente.

Tiene un hijo de 11 años y es madre soltera ya que el “inútil” de su pareja agarró vuelo pero que ni falta le hace, me lo cuenta solita sin necesidad de presionarla con algún tehuacanazo.

Betty como la conoce y aprecia la raza con excepción de una de las boleras que se encela y le tienen “tirria”porque mi entrevistada tiene más clientes, se parece físicamente al actor y artemarcialista Jacky Chan.

A ella le cobran 400 semanales por el “piso” de su mini-negocio, y dice que si le sale3 porque ya tiene muchos clientes y es conocida, tanto que ya ha salido en la tele y en periódicos con motivo del Día de las Madres, de la Semana Internacional de la Mujer, etc.

Trabaja a diario desde las 7 de la mañana a las 3 de la tarde, y entre sus clientes anoten ustedes a don Lorenzo de Monteclaro, de quien dijo es muy sencillo, que le pregunta por su familia y le paga su boleada con un billete de a doscientos, todito para ella.

Mónica la otra bolera que si le tiene aprecio le grita un buenos días y le pregunta por su familia. Cuenta divertida Betty, que también le han salido clientes gachos que le dicen se les ha olvidado el dinero y que la rato regresan a pagar y todavía los está esperando ¡inches gandallas! (esto último lo escribí yo, no lo dijo Betty).

Nos damos un apretoncito de mano, con un “luego vengo a bolearme contigo” y así muy campante, guardo mi libreta y pluma y sobres a los tacos de cahuamanta en el interior del Mercado Municipal, en donde cada persona ya ea empleados, clientes, vagos, jubilados, haraganes, cargadores, billeteros, etc…todos tienen una historia que contar… cuestión de aplicarles el “chip” de la buena vibra y ellos flojitos y cooperando.

Luego les cuento otro Colytour…¿enten?

CUATRO XXXX

Este martes llega a Hermosillo la obra teatral “Cuatro XXXX” y dicen que viene rompiendo récords de taquilla bajo la producción del señor Versace, Rubén Lara, cuya hermana Norma y Jesús Alarcón, promueven como siempre exitazos en la entidad.

Norma, apenas con descanso de unas horas tras el par de Conciertos en fin de semana del español Joaquín Sabina, ahí la verán fresca y alechugada en el Auditorio Cívico del Estado, recibiendo a alos teatrófilos y medios de comunicación de espectáculos.

El elenco con Claudia Lizaldi y la muñecota Esmeralda Pimentel, y los galanazos Mauricio Ochmann y Alejandro Nones, regalarán par de funciones con muchísima diversión, aderezada con aduaz erotismo, con escenas donde los y las protagonistas salen “jirutos” ¡bichis pues!.

Las funciones a las 7.00 y 9.30 de la noche, y de aquí se van a Agua Prieta, pero antes el lunes se presentaron en Nogales. ¡Amenazo con asistir!

CAPSULITAS VARIAS…

Vanessa López Quijada, de Nogales, Sonora.

Vanessa López Quijada, de Nogales, Sonora.

Vanessa López Quijada, la representante de Sonora y del meritito Nogales, por un pelito de rana no ganó el título Nuestra Belleza México.

Yo que soy del amor ave de paso, os confieso que Vanne, merecía ganar, porque según mi óptica colibrina en éstos rollos de concursos, al menos una rayita arriba, estaba ella de la chamacona de Baja California Sur.

Pero bueno, el título de Nuestra Belleza Internacional ya es de Vanessa, y de seguro será invitada al próximo Carnaval Inter-Barrial de Guaymas, como a la próxima Convención Aesmac en San Carlos, y luego a su evento internacional.

Por cierto, dijo Lupita Jones que mientras más le preguntan que si como pa’ cuando va a renunciar a la Dirección del NB México, más “se aferra” a dicho cargo.

El asunto es que ella fue la que anunció que si se lograba otra Miss Universo Mexicana, se retiraba del asunto éste de reinados… así que no te me esponjes Lupiux.

POR HOY es todo. Parto sin dolor. Ya saben que siempre digo la verdad ¡hasta cuando miento! pero ustedes; ¡DIGAN NO A LA TRISTEZA! y ¡JUILAS PA’ LA COBACHA!

Click para comentar

Comentarios Facebook

Lo Más Leído

Las noticias como nunca las leíste. Información de Cine y Series, Tecnología, Deportes, Farándula, Vida y Estilo, Autos y Salud y Nutrición.

¡Suscríbete GRATIS a Radioplay.com.mx!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este sitio y recibir nuestro contenido.

Arriba