El primer auto volador del futuro se llama Transition y aquí te presentamos sus características

¿Recuerdan cuando éramos niños y creíamos que para el año 2000 todos andaríamos en autos voladores?

Pues bien, les tenemos una buena y una mala…

La buena es que solo nos retrasamos 18 años, porque en este mismo 2018 se pondrá a la venta el primer auto volador del mundo.

La mala, no todos vamos a poder hacer uso de ellos pues costarán apróximadamente 5 millones de pesos.

Pero vamos por partes.

Terrafugia: el primer auto volador del futuro

Los creadores de este vehículo que también es una especie de avioneta con capacidad para dos personas, son Terrafugia, una empresa de Massachusetts en Estados Unidos, que en este mes de octubre de 2018 iniciará con la preventa de su “Transition”, el primer auto volador del futuro.

El Transition tendrá un precio entre 300 mil y 400 mil dólares

Y no es como que vayas a estar atorado en el tráfico de tu ciudad, presiones un botón y tu auto empieza a volar. Realmente tiene que desplegar sus alas y convertirse en una pequeña avioneta, así que básicamente si tendrás que ir a un aeropuerto y hacer todo ese show.

La buena es que este auto volador del futuro si podrá salir de tu garage y si vuelas a otro lugar en el, podrás dejarlo en el parking del hotel.

Alcanza hasta 160 km/h y funciona con gasolina convencional.

Siendo sinceros, tampoco es el auto más discreto del mundo y no lo verías por las calles sin que llamara tu atención.

Seguramente el Transition de Terrafugia no será un auto que veremos constantemente en las calles, pero sin duda crea un precedente para continuar con el desarollo de este tipo de autos voladores.

¿Qué te ha parecido?, ¿Crees que sea el primer auto volador del futuro?, ¿crees que tenga éxito entre algunos millonarios excéntricos que quieran gastar esa suma de dinero?

¡Déjanos tus comentarios y no olvides compartir este artículo en tus redes sociales!

El futuro llegó: este es el primer auto volador en el mundo
5 (100%) 1 voto

¿Tienes una opinión al respecto? ¡Comenta!